El tercer álbum de King Krule nos lleva a un mundo íntimo, sucio y necesitado. Sea describiendo la violencia de su infancia o la dependencia de su adultez, el artista inglés nos demuestra por qué es uno de los nombres más importantes del panorama musical actual.