La trapera peruana Malucci inicia bien su discografía en su álbum debut. En este desata sensualidad y fuerza, definiendo su sonido.

Malucci es la nueva reina de la música en el Perú. Un statement muy fuerte —y tal vez apresurado—, pero, por el momento, no puedo imaginar a otra cantante peruana que esté logrando lo que ella está logrando. Con una actitud fuerte, letras que son fuego, fiereza y convicción ha armado en Third World Mami un disco sólido y demoledor.

Hay que aceptar dos cosas antes de seguir leyendo esta breve reseña: 1. Por más que los rockeros y más conservadores quieran negarlo, el Perú es un país que disfruta y goza de lo urbano, lo latino. Basta salir y escuchar lo que suena realmente en la radio, las canciones que las personas escuchan realmente para distraerse. 2. Hay pocos representantes consolidados provenientes del Perú dentro del género. Usualmente nos encontramos rodeados de figuras del Centro América y países aledaños. Muy pocas veces —aunque esto es bastante subjetivo— encontramos cantantes peruanos que revienten los rankings. Así pues, en este panorama, entra Malucci.

Hiro Ángeles es el cómplice musical de la trapera. Sus beats hallan un balance interesante que se conjugan bien con el talento de Malucci.

Desde hace unos años, la peruana ha construido singles donde deja en claro su posición dentro del género: una mujer exótica, sensual, fuerte. Al más puro estilo de Cardi B o Nicki Minaj, con una sofisticación digna de Louis Vuitton, Malucci siempre se presentó como una propuesta única dentro de la música nacional urbana —ya que está lejos del mundo de la farándula hasta donde tengo entendido—. Desde Grande, su tercer single, estaba más que claro: quería romperlo todo. Eso sí, en aquellos primeros temas todavía no se la siente del todo ella, no hay una dirección firme y las bases no son óptimas. Además, la mezcla se siente algo extraña, cuestión que atribuyo a la inexperiencia de entonces, pero pronto Malucci superaría ello.

Además, paralelamente, hereda mucho de producciones norteamericanas en lo visual. Pocas he veces he visto intentos de crear narrativas o videos estilizados en el país que vayan más allá de la coreografía —salvando ciertas excepciones—. Tampoco es que tengamos mucho presupuesto, pero, desde un inicio, esa hambre de devorarlo todo, de ser la reina de un Perú donde apenas hay industria musical, es loable. Y, antes de desmenuzar su disco, hay que valorar estos hechos. Sería el año pasado, con No es Tuyo, donde, creo yo, terminaría de consolidar tanto su sonido como su identidad visual. La canción, donde realiza un irónico juego coral entre la amante y la esposa de un hombre, es simplemente fantástica y pegadiza.

Third World Mami, definiendo un estilo

“Cómo sacas la mafia a esta muñeca”, canta Malucci en La Receta, la séptima canción del disco y tal vez de las mejores. En esa línea resume gran parte de su estilo y personalidad musical. Como he mencionado anteriormente, sabe cómo sonar a peligro y sensualidad. En ese banger es imposible no agitarse y no lamentar que las discotecas sigan cerradas debido a la pandemia. La trapera, que suelta barra picante tras barra picante, junto una producción musical más que sobresaliente por parte de Hiro Ángeles y Xema consolida una canción que es simplemente sensualidad.

Como sensualidad es en realidad todo el disco. En sus 37 minutos, Malucci nos lleva de la mano por capítulos —que al parecer son— personales, llenos de libertad, (cierta) tristeza, templanza y despecho. Sin embargo, jamás nos hablará desde la perspectiva de una figura débil o demostrará fragilidad. La peruana es indomable, así de simple. Incluso en Material, una canción que tiene cortes feministas, donde nos narra qué se siente ser una mujer liberada sexualmente en una sociedad tan machista como la latinoamericana, habla con fuerza, pese al peso de la letra.

Lero Lero es una de las canciones más pesadas del disco. En ella, Malucci arma un tema de trap redondo.

Así pues, dentro de otras canciones también soltará barras que se alineen con esa actitud. Booty Call contiene los versos “Pero si regreso no es porque te ame, / solo quiero de eso, / no es para que me extrañes”. Boca Suelta, “No se te cumple el deseo / si lo cuentas / te fuiste de boca / luego lo lamentas”. CSMR, una canción demasiado peruana, “Como yo / Que cuando le pongan perreo / Se mueva en cámara lenta como yo”.

Se podría acusar a Malucci de monotemática, pese a que de cuando en cuando da ciertos giros interesantes. El sexo, como queda más que demostrado, es algo que define su música. Sin embargo, más allá de la letra, es importante resaltar el desenvolvimiento de la artista. A veces realiza mezclas interesantes, fluye muy bien entre diversos géneros y, hay que admitirlo, ha aprendido a rapear. El flow que lanza en La Receta es increíble y muestra madurez musical. Así también, me gustaría recalcar otros momentos interesantes dentro de la sonoridad del disco. En La Maratón, los hi hats imitan los movimientos de su booty; en Descara, la guitarra, sampleada o no, suena demasiado natural; y en varias canciones los efectos de sonido suman muchísimo a la propuesta.

Como tener a una perra de novia
Perra
Porque pienso como tú
Y eso te agobia
Creo tú ya conoces
El desenlace de esta historia
Te vas por la santa
Pero te aburres en la trayectoria

Material, Malucci

Eso sí, lo que podría mejorarse dentro de ciertas canciones es el uso de clichés. Malucci sabe cómo construir versos potentes y la mayor parte de los estribillos en este disco son pegajosos, sin embargo, de vez en cuando cae en ciertas repeticiones y letras que, sinceramente, suenan simples. Dentro de las canciones que adolecen de esto, hallamos a Loca o Tu Castigo, que no son malas, porque la producción y la actitud desenfadada de Malucci las sostienen, pero no terminan de cerrar del todo. Además, son canciones menos arriesgadas en comparación a las demás.

En síntesis, Third World Mami es un disco muy bueno que, más allá de ser producto nacional, está excelentemente desarrollado. Podría ser escuchado y disfrutado por cualquiera en Latinoamérica y —¿por qué no?— el mundo. En su primer paso discográfico, se nota que Malucci ha hallado un sonido que la expresa perfectamente. No puedo evitar verla en la portada, sonreír y pensar en Santa Rosa de Lima. Tenemos nueva santa, tenemos nueva reina.

Canciones favoritas:

Lero Lero, La Maratón, La Receta y Material

Deja un comentario