Luego de cuatro años de trabajo, Naeem Juwan, conocido anteriormente como Spank Rock, ha creado ambientes sombríos y caóticos en su álbum de regreso Startisha. Producto de los excesos, las letras que usa el compositor nos sugieren un mundo efímero, hedonista, consumista y breve. Basta escuchar los primeros minutos del disco para notarlo. Naeem usa las capas de instrumentos electrónicos a lo largo de la media hora que dura el proyecto para sumergir al oyente en una fiesta que parece que no acaba ni quiere acabar, y la cual, de hacerlo, solo conoce la tragedia como final.

Naeem empezó a trabajar en este álbum, según un comunicado prensa, hace cuatro años. | Fuente: Pitchfork

Startisha es una fiesta obscura. Desde You and I, cover la agrupación Silver Apples, el artista de Baltimore crea ambientes tétricos, donde el amor se confunde con los lamentos. Su voz, frágil, sensual y amenazante, como las canciones antiguas de R&B, expresa: «There’s no room for the little things». ¿Y cómo lo abría si el álbum vive del ahora, de las apariencias? La canción que sigue, Simulation explica mejor esto. Llena de elementos casi publicitarios y artificiales, nos lleva al inicio de una fiesta donde no hay espacio para los sentimientos. A través de una letra que por momentos es sarcástica y unos correctos juego de palabras, Naeem dice las siguientes palabras: «They cuttin’ funding, locking up children, and banning books / While I’m poppin bottles with dope boys that bottom», dice al inicio de la segunda estrofa Naeem». Está dentro del exceso.

Para reafirmar ello, aparecerán luego: Let Us Rave y Woo Woo Woo, donde lo siniestro, lo alegre, lo sexual y lo absurdo se adueñan de los segundos. En el primer track es inevitable sentir que hay ciertos elementos de protesta. El rave deja el estado de diversión para convertirse en una protesta, lo cual va muy de la mano con la coyuntura política actual de los Estados Unidos Unidos. En el segundo track, por otro lado, tenemos una canción netamente sexual, que no deja de tener un mirada queer e interesante por parte del cantante.

Sobre la canción, Naeem ha mencionado que la escribió para recordarle al mundo que nada es real, que «la mejor defensa en esta vida es nuestra propia creatividad.

Todo desacelera a partir de aquí. Cierto, el disco conserva la cohesión, pero el mensaje cambia. Naeem inicia un viaje más introspectivo donde va abandonando esa fiesta obscura a la cual nos ha adentrado y empieza a hablar del amor. Precisamente es en Us y en Stone harbor donde hallamos su visión sobre este tópico. Sin embargo, este amor está manchado. Es más una necesidad que un afecto. En otras palabras, se construye como una experiencia artificial.

En Us escuchamos que tanto la felicidad y el amor son transacciones comerciales. La felicidad, por ejemplo, se vende en una caja. Y, en cierto punto, Naeem comenta que el amor es una droga. Un recurso que ha sido utilizado en la música desde tiempos inmemorables, es cierto, pero que en el contexto del álbum termina de solidificar el mensaje. Mientras que en Stone Harbor, el amor simplemente se convierte en una excusa para evadir el aburrimiento. Las frases llenas de cariño, en realidad, son mensajes obsesivos de alguien que busca superar una adicción con otra. Así pues, esa fiesta, ese mundo de excesos, sigue presente en las letras del autor, por más miserable que suene.

Woo Woo Woo es una canción hedonista que demuestra que Naeem conserva la esencia de sus años como Spank Rock.

Luego, el disco se levanta. Una vez sacrificado el amor, inician los deseos de algo mejor. Right Here tal vez sea la canción más sincera de este proyecto, la que revela los sueños de Naeem, puesto que aquí se nota el deseo que tiene por obtener cierto grado de estabilidad, un hogar y una paz. Reiteradas veces en este track, Naeem deja en claro ello, aunque, obviamente, las secuelas siguen allí, porque dentro de lo que canta hay menciones sutiles a drogas y excesos. Así pues, con esta reflexión, llegamos a Startisha, la canción que da nombre al disco. Un tema que nos habla de lo perecedero, de lo breve que es la vida. Startisha, al parecer, se inspira en una bailarina que deleitó en un pasado a Naeem por su forma de vivir el presente.

Por último, en Tiger Song encontramos los puntos de vista de Naeem sobre la sociedad afroamericana y los conflictos que actualmente vive Estados Unidos. Es una cachetada de realidad que dista mucho de los tracks anteriores, pero que sirve como un buen añadido, ya que Startisha es un disco que nos habla de la sociedad del ahora, de la brevedad, de lo hedonista. Es un trabajo personal, que aunque tiene letras simplificadas explora correctamente sus tópicos. Como deja entrever en su canción homónima, la pregunta que toca hacer es: ¿Hasta cuándo?

Deja un comentario