Set my Heart on Fire Immediately de Perfume Genius

En su quinto disco, Perfume Genius deja de la inestabilidad para llegar a una madurez musical donde reflexiona acerca del amor.

Cuando uno ama, el presente parece eterno. No hay preocupaciones por el pasado. El futuro se convierte en una extensión del ahora. Cuando se está enamorado, no existen los segundos y buscamos que jamás vuelvan a existir. Esa es al menos una de las tantas caras que nos ofrece el amor, y Perfume Genius, artífice de una década de grandes discos, ha resumido ese sentir en su quinto LP: Set my Heart on Fire Immediately.

Su carátula es simple. Lejos de las grandes figuras retóricas que pueden ser obtenidas, Mike Hadreas se nos presenta frágil, con el torso desnudo. Estoy aquí, tómame, parece que dice la imagen. Prende mi corazón en fuego inmediatamente. Desde el título, se entiende que este álbum incinerará nuestras emociones. Y cumple su propósito. Deja potentes versos sobre el amor, la prisa y la levedad, sobre una instrumentación que imita a los sueños (e incluso a las pesadillas). Como declaró para Apple Music el cantautor, el disco trata «sobre las más extrañas (conexiones) que he tenido a lo largo de mi vida», y, en esa búsqueda, recurre a imitar baladas clásicas de la mitad del siglo pasado, subvirtiéndolas bajo la mirada queer que caracteriza la música de Hadreas.

Fuente: @perfumegenius

Desde Whole Life, el disco nos atrapa en sus atmósferas calmadas. Como el soundtrack de una película, Perfume Genius confiesa: «La mitad de mi vida está perdida». La línea de por sí contiene un peso dramático. A partir de ella se construye la esperanza, puesto que es el punto donde se da cuenta del tiempo perdido y decide recuperarlo. Presente. Ese es el concepto que prevalecerá a lo largo del disco. Describe, el segundo track, complementa perfectamente la idea del inicio con arreglos que me recuerdan al rock alternativo de finales de los 90. La idea del pasado adquiere mayor relevancia. Hadreas recuerda un amor que era tan profundo como los ecos en un cañón. En cierto sentido, hay un espíritu country. Lo que Orville Peck apunta a ser pero todavía no logra. De pronto, los instrumentos se sienten más agudos en Without You, donde el cantante admite que la vida lejos de quien uno ama es una perdida de tiempo, una prolongación insoportable de tiempo.

Entonces, Hadreas suelta una de las canciones más personales que alguna vez escribió y una de las más dolorosas (y tiernas) también. Es aquí donde su talento como compositor reluce. Jason, la cuarta pista, pudo haber sido escrita hoy como décadas atrás. La voz frágil del cantante, amalgamada a un bajo discreto, nos lleva a una historia que relata un encuentro breve y casual. Lo carnal. Lo erótico. Lo frágil. La brevedad y la prisa. El egoísmo y la pasión. «Cuando nos despertamos / Él solo me preguntó si ya me iba», relata.

«Esta canción cuenta algo que sucedió realmente», confesó Hadreas en una entrevista a Apple Music.

Luego, para contrarrestar ese desencanto, inicia On the Floor, una canción que él abiertamente ha declarado que es una especie de homenaje a Cindy Lauper. On the Floor es una celebración del ahora, de enamorarse perdidamente. «Lo intento, pero aún, cierro mis ojos / El sueño, trayendo su rostro al mío», el inicio. «¿Cuánto tiempo hasta que mi cuerpo esté a salvo?», el nudo. «Solo lo quiero en mis brazos», la confesión final. La producción de la canción la hace perfecta para un día alegre. La canción más colorida que ha hecho Hadreas.

A continuación, Your Body Changes Everything: una canción que se siente como la presión de dos cuerpos a punto del asfixia. Hadreas narra la intimidad de dos amantes, lo pasivo y lo agresivo. Y con este pequeño clímax, es aquí donde el disco empezará a tornarse más oscuros, lo cual puede resultar muy pesado para algunos; sin embargo, las atmósferas que construye Perfume Genius son tan cautivadoras y misteriosas que no importa. Los tiempos muertos y la letra tan carnal de Moonbed nos lleva a una especie de conexión especial, al susurro de la noche, al tacto escondido. Just a Touch es la entrega total del amor, el temor a que el presente se nos vaya, representado en la figura del amor desnudo luego de abandonarnos en la cama. Nothing at All, que rompe un poco con el esquema planteado, es de nuevo el presente en su máxima expresión. Nada importa. Nada nos destruirá.

El video de On the floor es otra clara muestra de cómo Perfume Genius combina su música con la danza.

Por último, suena Borrowed Light, un canto de amor donde el cantautor se pregunta, derrotado, si el amor es simplemente una fuerza autónoma, que se mueve en su propio ritmo, su propio flujo. Por lo cual, solo le queda esperar y ser paciente para llegar a buen puerto. Set my Heart on Fire Immediately es un disco lleno de momentos muy frágiles como fuertes, donde importará siempre el presente. Otro gran acierto del cantautor estadounidense, que tal provoque en sus oyentes otro gran incendio. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales