Después de dos años de espera, Game of Thrones regresa con un episodio que colapsó el servicio de HBO Go y puso en pausa a todo Internet. ¿Valió realmente la espera o es que la serie se ha sacrificado en pos de satisfacer a sus fanáticos?